• Xavier Miralpeix

Prototocolo para recuperar y fortalecer el hombro lesionado del nadador

Actualizado: may 25

Texto e imágenes procedentes de Clinica fisiosesto: https://www.fisiosesto.com/






























El primer ejercicio se realiza con el cuerpo flexionado y el tronco paralelo al suelo. Se deja el brazo afectado colgando como un péndulo y se hacen círculos con suavidad. Al principio pequeños y después más grandes.


Estiramientos




























La palma de la mano del brazo afectado se pone sobre el hombro opuesto. Con el brazo no afectado se empuja el codo y se mantiene presionado durante unos segundos hasta donde se pueda.




























Utilizando la esquina de una pared, se apoya el brazo sobre esta por la zona de la muñeca. El cuerpo se echa hacia delante, dejando el brazo atrás. Se mantiene esta postura durante seis segundos y se repite.






























Situado entre 60 y 90 centímetros enfrente de una pared se coloca la yema de los dedos sobre esta a la altura de la cabeza. La mano se va desplazando hacia arriba sin despegarse de la pared, como si los dedos estuvieran subiendo una escalera.






























El dorso de la mano del brazo dolorido se posiciona tocando la espalda. Con esa mano se coge un extremo de una toalla, mientras con la otra mano, situada por detrás de la cabeza, se agarra el otro. Con la mano de arriba se tira suavemente de la toalla hacia arriba, haciendo que el brazo afectado suba.





























Con la mano tocando la cintura por detrás y la palma dirigida hacia la espalda, hay que intentar levantar la mano hasta donde se pueda, siempre tocando la espalda.


Número de repeticiones:

Para los estiramientos, haz entre 3 y 5 repeticiones de unos 30 segundos unas 3 y 5 veces por semana. Los de fuerza requieren una prescripción más ajustada”.


Ejercicios para fortalecer el tendón del supraespinoso del hombro
























Elevación lateral adelantada: con las manos por delante de la cintura elevamos lateralmente en 3 segundos brazos, dejando adelantado el codo sobre el hombro y la muñeca sobre el codo, no levantamos más de 80º, y descendemos en 3 segundos. Completamos 15 repeticiones, descansamos 2 minutos y hacemos 2 series más. La elevación máxima, siempre un poco por debajo de la altura del hombro. Si aumenta el dolor de hombro o del tendón del supraespinoso, mejor parar.































Rotación Externa e Interna: para la rotación externa pegamos el codo a la cintura lateralmente con una toalla entre ambos. Enganchamos la banda elástica al picaporte de una puerta. Separamos el brazo hacia fuera en 3 segundos y volvemos en otros 3. Completamos 15 repeticiones, descansamos 2 minutos y hacemos 2 series más. Para la rotación interna hacemos lo mismo pero esta vez la resistencia la hacemos hacia el cuerpo, tenemos que colocar la banda elástica en sentido opuesto. Ahora llevamos el brazo hacia dentro en 3 segundos y volvemos en 3, hacemos 15 repeticiones, 3 series en total con 2 min. de descanso.

Press Militar: Partimos de 90º, nunca descendemos menos, elevamos hacia arriba los brazos en 3 segundos y dejamos caer en otros 3 segundos volviendo a los 90º de partida, realizamos 15 repeticiones y 3 series para el tratamiento de la tendinitis del supraespinoso.
























Hay que combinar todo esto con tratamientos de fisioterapia deportiva.


Tratamiento de la tendinitis del supraespinoso:


Además de los ejercicios propuestos para curar la tendinitis del supraespinoso, otras medidas como EPI o EPTE, vendajes neuromusculares, punción seca e incluso corrientes de electroestimulación para estimular el músculo o los músculos atrofiados. Respecto al hielo, como analgésico puede ir bien, pero la pobre vascularización de los tendones, hace que la vasoconstricción que produce el hielo no sea lo más adecuado para acompañar a los ejercicios para la tendinitis del supraespinoso.


Tendinitis supraespinoso tratamiento mediante corrientes de electroestimulación:

La debilidad de los músculos del manguito rotador, hace que la cabeza del húmero, durante los movimientos de elevación del brazo, flexión y abducción de hombro, choque prematuramente contra el espacio subacromial, comprimiendo las estructuras que ahí, tendón del supraespinoso, bursa subacromial y ligamento subacromial. Si estos músculos están atrofiados o inhibidos y mediante ejercicios no responden, el tratamiento de la tendinitis del supraespinoso fracasará, por eso la necesidad de estimularlos con corrientes eléctricas para que estabilicen la cabeza humeral.


Tendinitis supraespinoso tratamiento mediante kinesiotape o vendaje neuromuscular:

Mediante aplicación del famoso vendaje de colores, existen dos opciones o aplicarlo estructural para aumentar el espacio subacromial, poniendo dos tiras con mucho estiramiento de las mismas hacia el humero o poniendo un vendaje funcional o propioceptivo, para relajar el músculo deltoides o estimular los músculos del manguito rotador. Este es otro tratamiento de la tendinitis del supraespinoso.


Tendinitis supraespinoso tratamiento mediante punción seca:

Las agujas, mediante aplicación profunda, en los músculos deltoides, los músculos del manguito rotador y los músculos de la escápula pueden ayudar a desinhibir o descontracturar la musculatura que afecta a la tendinitis del supraespinoso y mejorar la funcionalidad en el tratamiento de la tendinitis del supraespinoso.


Tendinitis supraespinoso tratamiento mediante EPI o EPTE:

Las corrientes galvánicas producen un foco inflamatorio en el tendón, ayudan a la reparación y producen cambios estructurales en el tendón del supraespinoso, combinando con ejercicios de rehabilitación pueden reparar el tendón y por ende ser una opción del tratamiento de la tendinitis del supraespinoso en casos crónicos.

©2019 by Xavi Miralpeix.