• Xavier Miralpeix

Estrategias para evitar las tentaciones con la comida




Estamos constantemente expuestos a los “antojos” y “tentaciones” con las comidas poco saludables. Las terapias cognitivo-conductuales pueden suponer un punto de inflexión para controlarlas.


TÉCNICAS COGNITIVAS

Si cambiamos nuestros pensamientos seremos capaces de cambiar también nuestras emociones y por tanto, nuestras conductas en relación a esos antojos. Te voy a dar unas pautas:


· Etiqueta la emoción. Con eso consigues identificar esa sensación abstracta a un pensamiento concreto. Tienes que recordar que esa sensación es solo un antojo, una tentación. Acepta que es incómoda e intensa, pero que no es una urgencia, ni una sensación a vida o muerte. Simplemente es una tentación que, si te niegas a ella, no te ocurrirá nada malo si no le haces caso.


· Refuerza tu convicción. Tienes el poder de decidir siempre. Decide no ceder. Si cedes irás debilitando tu capacidad de mantenerte ante esa decisión, la próxima vez que tengas tentaciones. Piensa en cómo empeorará tu autoconfianza si no resistes a esa tentación.


· Imagina que cedes. Visualízate comiendo eso que te tienta. ¿Cuántos minutos durará el placer? Muy pocos. ¿Cómo te sentirás después? Peor, y por mucho más tiempo de lo que duró el placer y encima te sentirás frustrado y con menos motivación para volver a intentarlo.


· Imagina que resistes. ¿Cómo te sentirás dentro de un tiempo? Feliz. No solo habrás conseguido parar esa tentación, también serás consciente que tienes el poder sobre tus decisiones y se fortalecerá tu autoconfianza y tu motivación.


TÉCNICAS CONDUCTUALES

Nuestras acciones influyen sobre nuestros pensamientos y emociones. En relación a los antojos puedes probar con las siguientes acciones:


· Distánciate. Evita pasar por sitios que llevan a tu mente hacia esa tentación y no tengas productos que te tienten en casa. Póntelo difícil a la hora de abrir tu nevera.


· Bebe algo con sabor. Usa alguna bebida con algo de sabor, como agua con gas y un poco de zumo de limón, infusión, té, etc.


· Concéntrate en tu respiración. Distrae tu mente, siendo consciente de tu respiración. Respira profundamente por la nariz y expulsa el aire lentamente prestando total atención en el proceso de tu respiración. Puedes realizar un bloque respirando con una amnea de 4-8 segundos de parada al inspirar y después soltar el aire durante otros 4-8 segundos. Repite hasta tres o cuatro bloques con este esquema de respiración. Al terminar te notarás más calmado, y el antojo se habrá debilitado.


· Distráete. Sal a pasear al perro, llama a un amigo o familiar, haz ejercicio, lee un libro, realiza alguna actividad que te saque del entorno de tu tentación

©2019 by Xavi Miralpeix.